*

El espacio GAUDÍ VISUAL GALLERY presentará la exposición de dibujos y pinturas de Miquel Mas, del 29 de noviembre de 2017 al 28 de enero de 2018
Inauguración: miércoles 29 de noviembre a las 19:00 horas.

Horario de visitas: de lunes a viernes de 9: 30h a 13: 30h.
Y por la tarde y fines de semana a partir de una hora antes de las representaciones y hasta la finalización de las mismas.

Miquel Mas. Nació en Rubí (Barcelona), en 1948.
Expuso por primera vez a los 13 años. Estudió diseño gráfico en la Escuela Massana y litografía en el Conservatorio de las Artes del Libro de Barcelona.
La combinación de la técnica realista y detallista, así como la creación de un universo temático y figurativo personal, le valieron la invitación para participar en la exposición colectiva “Grandes realistas”, celebrada en el gaudiniano marco de la Pedrera ( Barcelona, ​​1981).
El realismo se va convirtiendo progresivamente fantástico; poblado de referencias oníricas; de fragmentos románicos, góticos, barrocos, modernistas …
Ha realizado escenografías para espectáculos de danza, teatro y ópera.
Desde el año 1976, en el que se empieza a dedicar plenamente a la pintura, ha expuesto en: Rubí, Barcelona, ​​Terrassa, Igualada, Sabadell, Girona, Vic, Palma de Mallorca, Madrid, Zaragoza, Castellón, Galicia, Düsseldorf
(Alemania), Guadalajara (México) y Clichy (Francia).

La exposición consta de 9 dibujos a lápiz de gran formato (70 × 100 cm) y dos pinturas (122 x135 cm), una de ellas, un retrato de su padre, el año 1997.

HUMANOS
[…] El retrato escueto y convencional, pero solvente, nos aporta siempre la imagen de alguien según la interpretación del artista. Dice del pintado y dice de quien lo pinta. En el retrato elaborado y culto, este decir de las personas representadas y del artista se hace más intenso y cargado de detalles y matices.

La mirada de los figurantes toma a menudo una fuerza anunciadora que interpela al observador.

Las miradas, las expresiones, los rictus que -con difuminados, pellizcos y subrayados- el artista es capaz de incorporar a los cuadros, nos hablan de su entidad como obra de arte y nos proporcionan su propio contexto de interpretación; los elementos para llegar a comprenderla, para captar los sentidos.

Con su precisa y sofisticada técnica de construcción de las superficies de los rostros, Mas no sólo nos traslada estados de ánimo coyunturales de las personas dibujadas y pintadas, sino que también nos traduce aquellas cualidades profundas y sutiles que las vinculan al bagaje de sus complejas tradiciones culturales.

Por el genio interpretador y representador de los trazos de Miquel Mas podemos descubrir elementos fundamentales de las identidades de algunos “humanos” y de las narraciones que las constituyen. Bajo la superficie de las facciones que Mas homenajea se percibe tensión neuronal, circulación de la sangre. Y si ponemos el dedo -como los contempladores de poca fe- en las sienes de los rostros de los retratos, percibiremos la resonancia espectral de un latir remoto. El código que contiene encriptados sus relatos. Porque es así que, en la obra de Mas, el realismo y el hiperrealismo se hacen expresionismo.

Cantando lo diverso. Exponiendo lo desigual. Denunciando lo injusto.

Joan Manuel Tresserras

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter