UN DÍA EN EL TEATRO

16 y 17 DE NOVIEMBRE ¡DOS ÚNICAS FUNCIONES! (2019)
Horario: Sábado a las 12:00h. Domingo a las 16:00h. (Compañía de Zaragoza)
Precio: 12€. Anticipadas 10€. Comprando las entradas en nuestra web podrás elegir asiento y no pagarás comisiones de ningún tipo!)
Espectáculo en castellano. Duración: 50 min.

«UN DÍA EN EL TEATRO» acerca a los más pequeños en los diferentes lenguajes teatrales: El mimo, la danza, el clown, los títeres, el circo, la música  de una manera sencilla el espectáculo hace un recorrido por los géneros más conocidos y visuales para disfrutar de una gran historia contada.

Idea original: Iñaqui Juárez
Dirección: Alicia Juárez
Interpretes: Iñaqui Juárez i Alicia Juárez
Música: Óscar Carreras
Vestuario: Virginia Allué
Diseño de luces: Fernando Martinez
Producción: Teatro Arbolé (Zaragoza)

Un día en el Teatro… UN VIAJE INICIÁTICO AL MUNDO DE LOS LENGUAJES DE LAS ARTES ESCÉNICAS.

Un día en el Teatro es un viaje de iniciación al teatro ofrecido de manera natural. El espectáculo está pensado para que sea la primera, o una de las primeras experiencias teatrales de los niños/as como espectadores.
El espectáculo comienza utilizando la luz, que toma forma para llegar a convertirse en un personaje. Este personaje adquiere corporeidad, es el actor, ahora identificado por la nariz roja de los payasos, que tan pronto los niños/as comienzan a reconocer, está nariz desde el principio hasta el final es fuente de conflicto y de juego.
Los actores se mueven, juegan con la luz, tropiezan, caen, vuelve a levantarse en un juego rítmico que termina convirtiéndose en una coreografía. Con el movimiento rítmico surge la Danza. El lenguaje del cuerpo.
La nariz de payaso vuelve a ser el motivo para la aparición de un nuevo personaje, que capta la atención de los espectadores, y que hace aparecer de la nada más narices rojas. Es un mago, que juega con el público y con el otro personaje inicial de esta historia, y de ese juego entre los dos surgen primero las onomatopeyas, después la palabra, después el texto, luego la historia y por último, la narración, y con el mismo orden natural llegamos a los libros. Son libros con ilustraciones, libros conocidos que cuentan historias conocidas, con las que los niños/as se encuentran cómodos. La lectura como elemento formativo. El libro como escenografía de la que surgen miles de personajes.
Nuestro personaje más querido Pelegrín, en su línea de no hacer nada de lo que se espera de él, se escapa de uno de los libros, deja de ser una iluºstración para ser él, un personaje teatral, un títere. Y lo cuenta al público, les enseña como está construido, como se mueve y también cuenta su historia. Se hacen presentes los títeres como lenguaje teatral.